viernes, 6 de enero de 2017

EL PRIMER VUELO DEL AÑO

EL PRIMER VUELO DEL AÑO

Mucho hemos tardado mi M22 amarillo y yo en hacer el primer vuelo del año, entre virus y microbios hemos tenido que esperar hasta hoy...
Día frío en LEIG pero con el cielo despejado y sin apenas viento, con el kit anti-frio al completo y con la revisión pre-vuelo hecha, el motor arranca al instante, parece que tiene incluso más ganas de volar que yo, que ya es decir(...). Nos alineamos en la pista 17 y despegamos, no tenemos claro el destino pero sí el rumbo, siendo 5 de Enero, queremos 
ir hacia el Este (Oriente) a ver si vemos a los Reyes aproximarse por el horizonte. Bordeamos la capa de niebla que cubre el Plà de Bàges y el valle del Llobregat, lo que nos lleva casi hasta el pre-pirineo. 
Continuamos por estas latitudes, pasamos la Plana de Vic también cubierta y continuamos nuestro viaje y casi sin darnos cuenta estamos tan cerca de Olot que no podemos dejar de acercarnos y hacer una visita aérea a sus famosos volcanes. Lo estamos disfrutando tanto que ¿porqué no seguir hasta Banyoles y echar un vistazo al lago (siempre por fuera del CTR de LEGE, ¡por supuesto!)? Pues venga, hasta Banyoles, preciosos los destellos del Sol en el agua del lago dónde unos piragüistas se esfuerzan en perder algunas de las calorías extras adquiridas en estas fiestas. Frente a nosotros el mar brilla y se nos presenta la siguiente disyuntiva: ¿viraje izquierda y volver sobrevolando el Pirineo o virar a derechas y volver por la costa? Después de valorar un poco todo y teniendo el cuenta el viento de N que empieza a azotar la zona, 
decidimos volver por linea de costa. Llegando a Viladamat el viento es bastante fuerte, lo notamos más por la deriva que por las turbulencias, esto de volar en autogiro tiene sus ventajas, vamos rodeando el CTR y nos incorporamos sobre la costa más o menos a la altura del cabo de Begur, nunca había visto al anemómetro y al GPS estar tan en desacuerdo con la velocidad, y nunca había visto a este último marcar una GS de ¡225km./h.! vamos a más de 200 durante un buen rato, lo que hace que la costa Brava pase bajo el autogiro en un santiamén, a medida que avanzamos el viento se va calmando y salvo un par de "meneos" dignos de mención pasamosun buen rato viendo lo rizado que está el Mediterráneo. 

Es hora de irse metiendo hacía el interior, puesto que tenemos el CTR de El Prat frente a nosotros y no nos apetece nada salir en el telediario por haber interferido en el tráfico comercial...La visibilidad hacia el interior no parece demasiado buena, pero a medida que nos acercamos al punto E de LELL la cosa mejora considerablemente. Tenemos la frecuencia 
de LELL a la escucha para enterarnos de lo que se cuece por allí y recordando las prácticas que hace unos años hice por allí, procedemos al norte del punto N y  ponemos rumbo a la montaña de Montserrat,¡ ya estamos llegando!. Nadie en la frecuencia de LEIG, procedemos a la vertical y viendo la manga caída aterrizamos por la 17 que nos viene mejor.

Casi dos horas y media de vuelo, que para ser el primero del año no está nada  mal, ¿verdad? Hemos tenido un poco de todo, hemos visto niebla, la nieve en el Pirineo, volcanes dormidos, el siempre espectacular mediterráneo y un GPS  marcando una GS de 225km./h.. Eso sí, de los Reyes Magos ni rastro...espero que no falten a su cita anual.

Que os traigan a todos al menos lo que os merecéis!! Yo me conformo (que no es poco) con poder seguir volando esta maravillosa máquina que se llama autogiro y con poder compartir el cielo con el resto de los componentes de la Patrulla Avispa, pero si cae algo más...¡bienvenido sea!

Texto: Jaume Camps, piloto feliz de autogiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada